CONDUCTAS AGRESIVAS

CONDUCTAS AGRESIVAS ZEN WOLF

CONDUCTAS AGRESIVAS

Muchas de las llamadas que recibimos de nuestros clientes, son por problemas de conductas agresivas con el perro. Casi siempre es lo mismo, mi perro muerde, haz algo. A veces nos imaginamos que los dueños piensan que el perro tiene un conector de auto-diagnosis por el cual se puede reparar al momento. Siento desilusionar pero no es así, es algo más complejo y ese algo que hacemos no se hace en un día ni en dos.

Hay que entender que un perro muerde por algún motivo, no hay perros agresivos de por si, sino conductas agresivas que la mayoría se deben a:

  1. Miedos
  2. Estrés
  3. Condicionamiento
  4. Protección de recursos
  5. Dolor
  6. Protección de cachorros

Muchos de los propietarios desconocen cual es el foco del problema y solo quieren solventar el síntoma (mordida) sin tratar el problema de raíz.

Cuando nosotros proponemos un plan de trabajo con ese perro, va mucho más allá de tratar el momento mordida en si. Buscamos, dedicamos nuestro tiempo, esfuerzo y cariño a conocer a ese perro . ¿A qué tiene miedo tu perro? ¿Por qué está estresado? O ¿que le condicionó a reaccionar así? ¿ Porque tiene necesidad de proteger unos recursos? Y trabajamos a partir de allí.

Es curioso ver que a muchos dueños les da igual el “ ¿Por qué ? “ , solo quieren la solución ya, porque el perro se ha convertido en un obstáculo en su día a día. Lo que cuesta entender es que esa solución no llega como un milagro de un día para otro, es trabajo de día tras día, de llegar a un equilibrio entre cuerpo y mente, de trabajo físico y trabajo mental, de saber cuando el perro te dice que ya no puede más y saber darle su espacio. Esos trabajos ven su fruto a partir del mes y medio,si hay continuidad, pero la rehabilitación completa del perro puede tardar meses en finalizarse. Eso la gente no lo quiere, eso es demasiado tiempo y esfuerzo para que el perro “solo” deje de morder.

Pues diré algo que igual alguno le sorprenderá, no solo son meses, es toda la vida del animal. Porque el entorno que hoy está bien, mañana puede pasar algo que desequilibre y haya que empezar otra vez,¿ Más rápido que la vez anterior?, seguro que si, pero es un trabajo constante y diario, alguien dirá: Bueno pero eso es muy cansado y agotador!!! Para muchos evidentemente si,pero para los amantes de los perros, es muy gratificante llegar a convivir con tu animal en perfecta armonía. Podemos llegar a entender que son seres vivos, con sus “preocupaciones” y su visión particular del mundo. Adquirimos el poder de entender a nuestro animal de tal forma que las palabras sobran… ¿Es difícil?… Nadie dijo que fuera fácil.

El ser humano los introdujo en nuestra sociedad, a nuestra forma de vivir y de ser. No me consta que nadie les preguntase en su momento si aceptaban todas esas normas, pero aún así, lo han hecho. Se han adaptado a nosotros mejor que nosotros a ellos y no sabemos agradecérselo

 

Por lo tanto, si tu perro muerde o adopta una conducta agresiva con algo, no os quedéis en este hecho y buscar cual es la causa de ese malestar, os sorprenderá mucho ver como cambiando pequeñas cosas, cambia el mundo de vuestro perro.

 

A veces se entienden mejor los conceptos visualizando. Os pondré un ejemplo.

Una amiga me comentó que su Boxer cuando estaba comiendo y pasaban sus hijos por detrás, les lanzaba dentelladas al aire para que se fueran. Obviamente, algún día podía acabar en algún susto.

¿Por qué hacia eso el Boxer? Pues seguramente porque en algún momento, sin ser conscientes, los hijos le dieron un golpe al perro mientras comía, o le dieron un golpe al comedero o le quitaron la comida. Y el perro se condicionó. Si hay niños cerca, me puedo quedar sin comer, así que “ amenazo” para proteger mi comida.

Ella me preguntó que hacer. Y la respuesta, en este caso, fue fácil. Tus hijos deben dar de comer al Bóxer. La fuente de suministro de comida deben ser sus hijos. Desde ese día, el Boxer no ha vuelto a lanzar dentelladas al aire cuando pasan sus hijos.

Solo hay que mirar más allá de lo malo para ver el problema real. Si observáis a vuestros perros, os sorprenderéis de todo lo que son capaces de decir y de todo lo que podéis mejorar en vuestro entorno para convivir con armonía.Creéis que conocéis a vuestros perros, observarlos un día entero sin decir nada… Solo observar… Si al final del día habéis aprendido algo nuevo de ellos os felicito!!, porque no hay día que pase que no se puede aprender.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies