Cuidados del perro senior

Cuidados del perro senior

Claves para tener a un perro senior sano y feliz.

¿Os ha pasado que despertáis un día y de repente vuestro perro se ha hecho mayor? Y de repente te invaden muchas dudas de su cuidado y atenciones necesarias y lo peor de todo ¿ Se acabó hacer actividades con él?

Si eres de las personas que se resistían a creer que su perro envejece y quieres darle lo mejor en esta etapa dorada ¡Esto te interesa!

¿ Tener un perro senior es sinónimo de fin de la diversión? ¡Ni hablar!

Seguramente aún recuerdas cuando ibas a correr con tu mejor amigo, las montañas que escalabais juntos y los largos paseos sin fin que hacíais en el atardecer.

Ahora sus movimientos son más lentos, se fatiga con facilidad y prefiere quedarse en su camita calentito antes de ir a correr bajo la lluvia. Puede que si ve algún gato o le tires la pelota, haga un spring, pero luego ya se tumba para recuperar el aliento.

Como humanos que somos, nos entristece ver como nuestro fiel amigo peludo pierde facultades. Es por eso, que os vamos a enseñar otras actividades que podéis hacer con vuestro amigo, porque aún quedan muchos años de amistad y de aventuras por vivir.

Muchos perros que han tenido una vida activa, se deprimen cuando ven que ya no hacen lo que hacían. Y se deprimen mucho más, cuando ven que nosotros ya no hacemos cosas con ellos.

¡Hay que mantenerlos activos!

Recomendaciones para perros seniors

  • Los paseos deben ser cortos y más seguidos. Si antes salían tres veces una media hora cada vez, ahora que salgan 5 y de 10 minutos.
  • Los paseos deben ser por terreno fácil, mejor si es terreno blando y no asfalto.  Y vigilar las horas de más calor.
  • Hay que evitar los saltos y las fintas en los juegos, eso daña mucho las articulaciones.
  • Adecuar la alimentación a su edad
  • Deberíamos complementar su alimentación con aportes de vitaminas o condroprotectores.
  • Los masajes de relajación ayuda cuando hay dolor o contracturas.
  • Si antes no tenía camita, hay que ponerle una. Los huesos empiezan a doler si están en el suelo.
  • Hay que ser tolerantes y permisivos con ellos. Se vuelven más cascarrabias y demandan más cariño.

Seguramente, todo eso ya lo sabías, hay muchas webs sobre el tema. Así que os vamos a dar otro tipo de información, que os puede ser útil.

¿Preparados? ¡Pues apuntar todas estas ideas!

Olfateando la vida.

Cuando nuestro perro se hace mayor, pierde capacidades y hay un deterioro cognitivo y sensorial.

Lo primero que va perdiendo es la vista y el oído.

¿ Os ha pasado que vuestro animal, sobre todo, en el crepúsculo, confunde cosas? Es lo más normal, y por ello, vamos a enseñar a nuestro amigo a usar menos la vista y más el olfato.

El olfato es el único sentido que no se pierde, a no ser que haya algún traumatismo o enfermedad que afecte.

Vamos a enseñar a nuestro perro a guiarse más por el olfato y lo mejor, todo con juegos.

Rastreando por el camino.

Como hemos comentado, los paseos deben ser cortos, pero eso no significa aburridos. Nuestro perro necesita seguir haciendo cosas y lo más importante, hacerla con nosotros.

Cuando hagáis el paseo, ¿Porque no hacéis una pista de olfato?  Coger su premio favorito y esconderlo encima de un banco, entre los arbustos, debajo de una piedra…

Que sean sitios accesibles y no requieran un esfuerzo físico que no pueda asumir. Por ejemplo, si tiene problemas en la espalda, no lo haremos ponerse de pie para coger un premio.

Darle indicaciones de donde están si veis que al principio le cuesta, de esta manera, evitáis la frustración del perro y estáis jugando juntos.

Descubriendo nuevos mundos

Que se haga mayor, no significa que el paseo deba ser vuelta a la manzana y para casa.

Llevaros a vuestro perro a lugares nuevos. Si no se puede ir andando, coger el coche. Ellos necesitan seguir estimulando sus sentidos con cosas nuevas.

Si entre semana no podéis coger el coche por tiempo, cambiar el entorno de casa vosotros mismos. Es tan fácil como mover objetos de sitio. Una valla, una caja tirada por ahí, unas botellas de plástico. Hacer que lo huela, lo pise, lo descubra.

En casa, hacerle también pistas de obstáculos. Como pasar por encima de unos cojines, pasar por encima del palo de la escoba sin tirarlo…

De esta manera, no sólo se cambia la rutina del paseo, sino que además estimuláis sus sentidos y trabajáis la propiocepción, muy importante a esa edad.

Juegos mentales.

Muchos perros al hacerse mayor, pierden capacidad cognitiva y algunos de ellos se vuelven “cachorros” de nuevo, sería un poco como la demencia en humanos.

Para retrasar ese deterioro, hay que espabilar la mente.  En este caso, es tan sencillo como crear juegos mentales a partir de cosas recicladas.

  • Unos botes de yogur, para jugar al trilero con nuestro perro senior.
  • Una caja de galletas, para que el perro tenga que sacar el paquete de la caja
  • Esconder un premio dentro de una caja de cartón grande y que el perro tenga que abrir la caja para coger el premio.
  • Hacerle levantar una toalla para sacar el premio de debajo
  • Un laberinto de sillas tapadas con una sábana, para que pase por debajo para salir de allí.

Cualquier cosa que se os ocurra, que el perro pueda hacer.

Muy importante que no se frustre durante la actividad, si lo vemos muy perdido, le ayudamos. 

Nuevas habilidades.

Nuestro perro aún puede aprender nuevos trucos, solo hay que tener en cuenta el tiempo de entreno y la dificultad del ejercicio.

Las habilidades motivan mucho al perro senior, sobre todo si están acostumbrados a trabajar.

Aquí os dejo unos ejemplos.

  • Encender la luz de una lámpara de pie. Con el interruptor en el suelo
  • Enseñarle a coger la ropa sucia del suelo y ponerla en el barreño. ( Cuidado si tiene problemas de encías o dientes, que no le duela)
  • Enseñarle a que relacione tarjetas con objetos, con el objeto real.
  • A hacerse el muerto, esta seguro que la hacen muy bien
  • A dar la pata

Siempre se pueden enseñar cosas a los perros, solo hay que tener en cuenta el tiempo de entreno, que será mucho menor y sus capacidades. Lo que queremos es que se sienta útil, no al revés.

Y sobre todo, lo más importante es alegrarse por cada cosa que haga nuestro perro, compartir esos momentos y disfrutarlos al máximo.

Y ahora, ¡A disfrutar con vuestro perro senior!

 

 

 

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies